Claudia y Mafalda

Claudia, con poco más de tres años tiene a sus padres ¡locos! y no me extraña. ¡Es preciosa! no sólo por esos ojazos azules, su desparpajo, su curiosidad por todo lo que se encuentra, su alegría…

Oviedo, Campo de San Francisco ese fue el lugar que Laura y Eduardo escogieron para tener este recuerdo de Claudia. Ellos viven en Gijón, pero Eduardo es de Oviedo y quería revivir esos recuerdos que él tiene de su infancia, cuando jugaba en este parque. El Campo de San Francisco de Oviedo es uno de los lugares más significativos de la capital del Principado de Asturias y sin duda, para los Ovetenses.

Os presento a Claudia descubriendo a Mafalda y algunos de los rincones del corazón de Oviedo.

Angela Gonzalez Fotografía Mafalda y Claudia

Beatriz y Cristian

Una boda muy asturiana, entrañable y romántica… así fue el día en el que Beatriz y Cristian se dieron el sí quiero, rodeados de gigantes toneles de madera de castaño original. Un lugar pequeño, alargado y estrecho pero con un encanto sin igual y un peculiar olor a manzana y a madera. Lo llaman “El Túnel” en Casa Trabanco, en Gijón. El encanto de las montañas que lo rodean y el exterior donde se celebro el cóctel hicieron que la boda fuera más que perfecta.

Beatriz de Oviedo y Cristian de Chile, celebraron la unión de dos culturas distintas y lo rodearon en plena naturaleza de sidra, gaitas, gastronomía, risas, familia y amigos haciendo que su día fuera inolvidable. Cristian renunció a poder compartir con toda su familia este gran día para que Beatriz pudiera disfrutar de los suyos, aunque ella nos confiesa que no está segura si fue por eso o ¡por lo mucho que a Cristian le gusta la sidra!

Viven en Chile y llegaron 7 días antes de la boda con casi todo organizado ya, gracias a la ayuda de la mamá de Beatriz, pero con aún muchas cosas por hacer como ¡comprar el vestido, los zapatos y el ramo! El vestido es de Greta ceremonias, en Avilés y ese precioso ramo de buganvilla, el cual nos cuenta Beatriz que salió del pueblo donde vive su padre, al cual fue dos días antes de la boda y se encontró una enredadera de buganvilla en su jardín. Le encargó a su prima, que es muy habilidosa, que le hiciera el ramo con esas preciosas flores para su boda.

Tuvimos la suerte de poder disfrutar de todo ello fotografiando su boda, donde fue un placer cada disparo con la cámara rodeadas de detalles, velas, manzanas, flores, pero sobretodo poder disfrutar de su  felicidad y amabilidad. ¡Gracias Beatriz y Cristian por habernos dejado formar parte de vuestra boda!

¡Esperamos veros de nuevo pronto por Asturias!

Boda en llagar Casa Trabanco Gijón Ángela González fotografía